DISCURSO DEL GERENTE GENERAL DE LA CPC, FERNANDO ALVEAR, EN 109° CONFERENCIA INTERNACIONAL DEL TRABAJO

La pandemia decretada por la OMS a comienzos del año anterior ha generado terribles consecuencias sanitarias y económicas, produciendo millones de personas infectadas y muchas defunciones producto del contagio. Y si bien, cada país ha realizado múltiples esfuerzos para proteger a su población, sólo el proceso de vacunación masivo parece que va a permitir superar esta calamidad.

Para afrontar el Covid-19, en Chile surgieron múltiples iniciativas colaborativas público – privadas, que permitieron la adquisición de insumos médicos para atender la emergencia sanitaria, en momentos que la demanda mundial arreciaba por estos bienes.

En cuanto fueron aprobadas las primeras vacunas contra el Covid-19, Chile también apuró la adquisición de vacunas de distintas marcas y orígenes. Esto nos ha permitido lograr que parte sustancial de la población mayor de 18 años haya tenido acceso voluntario a vacunación, alcanzándose a esta fecha que el 50% de la población se encuentre totalmente vacunada

Pese a todo, aún la situación de contagios es elevada, y seguimos apuntando como país a lograr que se incremente el número de personas inoculadas para alcanzar la ansiada inmunidad del rebaño que algunos países de Europa ya han estado alcanzando.

Este drama sanitario y humano también ha generado múltiples consecuencias en lo económico, producto de las medidas de orden público que se han tomado para intentar controlar la pandemia y en especial las cuarentenas. Entre abril y mayo del año pasado más de 2 millones de trabajadores vieron afectadas sus fuentes de trabajo y más de 75 mil empresas debieron cerrar sus puertas.  A la fecha, más de un millón cien mil de estos trabajadores ha recuperado su trabajo, pero hay sectores de la economía -como la hotelería, el turismo, los restaurantes, y la industria del entretenimiento- que no han logrado recuperase, manteniendo un fuerte desempleo.

Una consecuencia de la pérdida de empleos formales ha sido el sostenido incremento durante la pandemia de la informalidad laboral, (que ya se acerca al 30%), tratándose de personas que trabajan precariamente sin protección legal ni previsional.

Afortunadamente, las medidas de protección del empleo tomadas por el gobierno evitaron que la pérdida de empleo fuera aún mayor, y con la flexibilización de las cuarentenas, muchas empresas han vuelto a operar.

La ley de protección del empleo ha permitido que en caso de cuarentenas decretadas por el gobierno se suspendan las relaciones laborales sin tener que incurrir en despidos, activándose en favor de los trabajadores suspendidos el acceso a las prestaciones del seguro de cesantía.

La misma ley también ha permitido que las partes puedan voluntariamente acordar la suspensión de la relación laboral o pactar la reducción de la jornada, en ambos casos con acceso a las prestaciones del seguro ya citado, equivalentes al tiempo no trabajado.

Estas medidas, unidas a la ley de teletrabajo que se tramitó en el Congreso Nacional antes de la pandemia y que entró en vigencia en abril de 2020, han permitido que el daño en el empleo formal no haya sido aún mayor.

Desde el punto de vista de los actores sociales del mundo del trabajo -trabajadores y empleadores-, el tema esencial es, ha sido y será el Diálogo Social.

Lo más probable es que la crisis económica, y particularmente la crisis en el empleo y la informalidad, nos acompañen por un tiempo. Pero el diálogo activo, la escucha de los intereses y expectativas será fundamental para lograr adecuar el trabajo y las oportunidades a los tiempos que corren.

Para la Confederación de la Producción y del Comercio, será importante seguir promoviendo espacios de diálogo inclusivo, tales como el Foro de Trabajadores y Empleadores, instancia que reúne a los seis sectores productivos representados en la CPC, a la CONAPYME y a sus distintos sectores, a la ASECH, a un grupo de académicos, y a tres de las cuatro Confederaciones de trabajadores del país.

Sólo dialogando con respeto podremos escucharnos, comprender los distintos puntos de vista y construir juntos un mejor país. ¡Este es nuestro compromiso!

ico-download-AVer Discurso

FacebookTwitterGoogle Gmail