destacada-interna

La Confederación de la Producción y del Comercio declara ante la opinión pública:

  1. Hacemos un llamado urgente a las autoridades del Estado, a cumplir con su deber fundamental de hacer respetar la Constitución Política de la República de Chile, en la protección de los derechos de quienes viven y trabajan en la región de la Araucanía y zonas aledañas.
  1. Esos derechos se encuentran hoy gravemente afectados por las transgresiones al Estado de Derecho y el ataque sistemático de grupos organizados, que han desarrollado una estrategia de violencia creciente que ataca selectivamente a las personas, las empresas, las iglesias, las instituciones y, ahora, las ciudades.
  1. Hemos terminado en esta situación por la incapacidad de los poderes del Estado para reaccionar con fuerza ante a estas agresiones: el Poder Legislativo ha aprobado leyes que, como la de compras de tierras, alentarían los conflictos y en ocasiones premian a quienes han sido responsables de graves ataques; el Poder Judicial no siempre ha podido garantizar la protección adecuada a las víctimas de la violencia; y el Poder Ejecutivo minimizaría la situación al no dar un respaldo más explícito a las fuerzas policiales en el cumplimiento de su labor.
  1. Los hechos ocurridos esta semana en el ataque a la ciudad de Cañete, son una prueba irrefutable de que se ha escalado un nivel más en violencia e impunidad, realidad ante la cual debemos reaccionar como sociedad y exigir del Estado la protección que está obligado a garantizar.
  1. Es el momento de que se tomen medidas urgentes, haciendo uso de todas las facultades que contempla nuestro ordenamiento institucional, a fin de identificar, detener y juzgar a los responsables de estos actos, así como realizar las investigaciones y acciones que permitan prevenir su futura ocurrencia.
  1. Hemos apoyado el diálogo que se ha promovido para buscar soluciones a los problemas que afectan a esta zona y sus habitantes, y por esa misma razón, es indispensable que se restablezca la paz social que haga posible que ese diálogo se lleve adelante. El actual marco de violencia no lleva a soluciones, sino a un agravamiento de los problemas.
FacebookTwitterGoogle Gmail