“Condenamos terminantemente este atentado terrorista que nuevamente afecta a decenas de camiones que constituyen la fuente de trabajo de chilenos, cuyos derechos fundamentales están siendo vulnerados.  Garantizar la paz, la seguridad y la posibilidad de desarrollar una actividad productiva constituyen obligaciones esenciales del Estado chileno, que no están siendo ejercidas como es debido.  La quema de casi 50 camiones en 10 días, es un hecho gravísimo e inaceptable”.

Ver Declaración 

FacebookTwitterGoogle Gmail