• “Manifestamos nuestro profundo rechazo y total condena a los hechos recientemente informados, pues se trata de conductas que atentan gravemente contra la libre competencia que debe operar en los mercados, perjudicando seriamente a las personas y a la sociedad en general. La colusión afecta la fe pública y va contra la ética y la transparencia que toda empresa tiene el deber de respetar”.
    “Nuestra convicción es que la defensa de la libre competencia debe ser parte esencial del desarrollo de nuestra cultura empresarial, y la condena de las prácticas desleales una forma de mantener una cultura empresarial sana y fortalecida hacia el futuro.”
    “Cabe destacar también que la institucionalidad económica en nuestro país funciona adecuadamente y así se ha demostrado con estos hechos”.
FacebookTwitterGoogle Gmail