La reunión virtual realizada el 28 de abril del presente estuvo liderada por el presidente de la Confederación de la Producción y Comercio (CPC), Juan Sutil y de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Antonio Garamendi, quienes estuvieron acompañados de destacados empresarios de ambos países.

En el encuentro participaron Bernardo Larraín, presidente de SOFOFA, Patricio Donoso, presidente de la CCHC, Ricardo Ariztía, presidente de la SNA, Diego Hernández, presidente de SONAMI, Manuel Melero, presidente de la CNC, Matias Bernier, gerente de Estudios de la ABIF, Fernando Alvear, gerente general de la CPC y Andrés Montero J., presidente del capítulo chileno del Consejo Empresarial Chile – España de SOFOFA.

Por parte de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), acompañaron a su presidente, Antonio Garamendi, el vicepresidente de ésta y presidente del Instituto de Estudios Económicos (IEE), Íñigo Fernández de Mesa; el también vicepresidente de CEOE y presidente de SEOPAN, Julián Núñez; y el director general de CEOE Internacional y secretario permanente del Consejo de Empresarios Iberoamericanos- CEIB, Narciso Casado.

Los presidentes de las confederaciones empresariales destacaron las estrechas relaciones existentes entre el empresariado de ambos países.  Una muestra de ello, es el relanzamiento del Consejo Empresarial Chile-España realizado en 2019, y que tenía previsto realizar una misión con más de 80 empresarios chilenos a Madrid y Sevilla el próximo 8 al 14 de mayo, la cual fue reprogramada para fines de año.

En la reunión, los participantes hablaron sobre las medidas que se están tomando para garantizar la reactivación económica en los respectivos países dentro de las máximas condiciones seguridad sanitaria de los trabajadores. Asimismo, expresaron la necesidad de fomentar la cooperación regional empresarial para favorecer el desarrollo y el crecimiento en los países, donde las organizaciones empresariales juegan un rol insustituible a través de propuestas que contribuyan a dicho objetivo y como articuladores entre la empresa y los diversos actores sociales.

Los dirigentes empresariales intercambiaron información sobre las medidas específicas que han adoptado tanto los gobiernos como el sector privado para hacer frente a la pandemia provocada por el COVID-19. En el caso de Chile, se destaca la creación de un fondo impulsado por la CPC, donde concurren los aportes de empresas, empresarios, grupos y familias empresarias que en coordinación con la autoridad sanitaria ha permitido ir en ayuda de sectores muy vulnerables. Para el empresariado chileno fue especialmente valioso conocer las acciones que la CEOE ha implementado para darle continuidad a empresas esenciales o estratégicas en el periodo de lockdown y la coordinación que han mantenido con el gobierno como con otros actores de la sociedad civil.

Asimismo, los empresarios intercambiaron información sobre el impacto económico que la crisis sanitaria podría tener en el crecimiento económico, en el desempleo, en la deuda pública y en el déficit fiscal, entre otros. Las consecuencias en ambos países serán relevantes, sin embargo, los empresarios manifestaron que los gobiernos han ido implementando medidas que van en el sentido correcto.

En el contexto iberoamericano, Garamendi explicó la intensificación de las relaciones que están llevando a cabo en el seno de CEIB en las últimas semanas con las distintas instituciones de la región, especialmente con la Secretaría General Iberoamericana-SEGIB, para abordar cuestiones prioritarias de cara a la próxima Cumbre Iberoamericana en Andorra en 2020; así como los instrumentos de respuesta en la Región ante la crisis del COVID-19, haciendo hincapié en la colaboración público-privada.

La reunión concluyó con el decidido compromiso de seguir trabajando en conjunto para continuar  fortaleciendo las excelentes relaciones bilaterales.

ico-download-ADescargar Comunicado

FacebookTwitterGoogle Gmail