• El Consejo Nacional de la Confederación de la Producción y del Comercio eligió como nuevo Presidente de la institución al empresario Juan Sutil, quien estará al mando de la CPC hasta marzo de 2022.
  • Escuchar y generar puentes para restablecer las confianzas; una agenda pro crecimiento, pro inversión y pro empleo; aportar la mirada empresarial a la discusión constituyente, serán los ejes de su gestión junto a las seis ramas de la CPC.
  • “Solo en un marco de respeto absoluto al estado de derecho y a la institucionalidad, podemos dar los pasos necesarios hacia más bienestar y mejores oportunidades”, enfatizó al condenar la violencia.

Mensaje de Juan Sutil al ser electo Presidente de la CPC

“Buenos días. Agradezco la confianza,  apoyo y respaldo  que los gremios depositan hoy en mi  persona  para liderar  la  Confederación de la Producción y del Comercio. Tal como ha sido mi trayectoria, sé que con esfuerzo, perseverancia y trabajo en equipo lograremos los objetivos que nos hemos trazado desde el mundo empresarial para ser cada día más un actor relevante en el desarrollo económico y social de nuestro país.  Por ello, quiero partir diciéndoles que este desafío y responsabilidad que hoy asumo redobla mi compromiso con Chile.

Agradezco a Alfonso Swett por su extraordinario trabajo liderando la CPC estos dos años. Destaco  sus preocupaciones y desvelos por lograr más y mejores empleos; por llevar la discusión sobre el rol de la empresa más allá de la generación de bienes y servicios, ubicándola donde debe estar: en su aporte más amplio a la sociedad. También hay que destacar su valentía y responsabilidad al abordar todos los temas, y en especial,  los  de largo plazo, y siempre haberlo hecho  con templanza y decisión.

Agradezco a Ricardo Mewes  y a la Cámara Nacional de Comercio por su ejemplar campaña. Y en especial agradezco a las otras Ramas de la Confederación por el  apoyo y confianza que han depositado en mí. Quiero decirles a todos que tomaré en cuenta muchas de sus ideas y sugerencias que, por supuesto, compartimos.

Asumo en momentos  difíciles para nuestro país, en que algunos quieren hacer prevalecer la  división y  la confrontación.  Dividirnos entre buenos  y malos, grandes y chicos, poderosos y débiles, privados versus  Estado,  nos hace daño, nos empobrece, y no nos permite avanzar con la urgencia que requiere la solución de los problemas de las personas. Reemplacemos los egos personales, las miradas partidistas y la desconfianza, por el diálogo generoso, la mirada de bien común y el encuentro entre los distintos actores de la sociedad.  Sólo trabajando juntos podremos construir un  futuro mejor del que todos seamos partes. Nadie sobra, todos somos necesarios.

Durante tantos años como empresario, he tenido la oportunidad  de escuchar  a trabajadores, emprendedores y a diversas comunidades. Como candidato, procuré conectarme más aún con todos ellos para entender mejor sus necesidades y frustraciones. Ahora, desde la CPC, buscaré  generar los puentes necesarios para avanzar en construir junto a los trabajadores,  la pequeña, mediana y gran empresa, un mejor país. Sólo comprendiendo al otro, dejando de lado nuestros prejuicios, respetándonos,  dialogando y entendiendo las restricciones existentes, podremos llegar a necesarios comunes denominadores, de modo que todos estemos representados. La CPC debe ser un lugar de encuentros.

Otro de nuestros aportes será trabajar en una agenda económica pro inversión, pro crecimiento y pro empleo.   No es posible una agenda social sin agenda económica. Esta agenda, donde  la empresa tiene un rol central, requiere de condiciones habilitantes y reglas claras que permitan que las personas puedan desplegar su potencial e iniciativa individual.  Gracias a una democracia robusta, a la estabilidad y libertad que han imperado en nuestro país durante los últimos 30 años,  los chilenos hemos avanzado en la senda del progreso, pasando de los últimos lugares a ser el país líder de Latinoamérica bajo cualquier índice económico y social que se nos mida.

Nos falta mucho por hacer  para  avanzar en igualdad de oportunidades, mayor inclusión y justicia social. Por eso, no podemos perder un minuto en discusiones sesgadas e inconducentes, en miradas excluyentes, en descalificaciones injuriosas. Debemos trabajar todos por  un Chile más justo y  solidario, promoviendo el desarrollo económico y social en un contexto de un actuar cada día más transparente y responsable.

Para lograr  el Chile que queremos, se requiere de manera irrefutable terminar con la violencia.    Todos debemos condenarla con convicción y claridad,   y apoyar su erradicación con decisión. La violencia genera temor e incertidumbre, perjudica a las familias, destruye empleos, debilita la inversión, destruye   confianzas. No permite avanzar en las demandas que la ciudadanía exige y necesita  resolver.  Solo en un marco de respeto absoluto al Estado de Derecho y a la institucionalidad, podemos dar los pasos necesarios hacia más bienestar y mejores oportunidades. Esos son los pilares que permiten aislar minorías violentas, cautelar las libertades y llegar a soluciones razonables.

El proceso constituyente es, sin duda, el desafío más importante que enfrentamos hoy los chilenos. Requiere  un ambiente de orden y paz que garantice un proceso equilibrado, donde todos podamos participar de manera segura y argumentada.  El futuro de nuestro país está por escribirse. Participar en el plebiscito es una obligación ineludible. Todos debemos contribuir a definir los contenidos  de la Constitución, cualquiera sea el camino elegido, para hacer de Chile una mejor nación.

Antes de terminar, quiero en primer lugar hacer un homenaje especial a  quienes han sido afectados por la destrucción de más de 6.800  establecimientos comerciales por la violencia desatada a partir  del 18 de octubre,  y  que se están poniendo de pie  con decisión y valentía ante la adversidad. Y un reconocimiento muy profundo a los millones de chilenas y chilenos que, en esos meses tan duros, no dejaron nunca de llegar a sus trabajos y lugares de estudios, pese a todas las dificultades para movilizarse. Ellos han mantenido con responsabilidad y coraje al país en pie, y nos permiten mirar con confianza el porvenir.

Y también no puedo dejar de reconocer a los miles de grandes, medianos y pequeños empresarios que se la juegan día a día por invertir, crear empleo, apoyar a sus trabajadores, siendo  responsables con sus comunidades. Quiero resaltar este punto porque sé y sabemos que hoy es fácil, e incluso gratuito, criticar al mundo empresarial.  Sin embargo, pocos conocen y resaltan el gran aporte que somos para nuestro querido país. Podemos hacer más, y así será, pero eso no significa dejar de valorar lo realizado.

Hoy son tiempos de volver a confiar los unos en los otros, de mirarnos a los ojos,  de llegar a acuerdos bajo la premisa  de que  todos debiéramos  unirnos bajo el gran objetivo de  construir un Chile  mejor; un Chile más integrado y justo.“

Reseña de Juan Sutil

  • Juan Sutil Servoin es fundador y Presidente de Empresas Sutil desde 1982, holding agroindustrial que incluye a las filiales Coagra, Pacific Nut, Viña Sutil, Agrícola Sutil, Champiñones Abrantes, Frutícola Olmué y Banagro.
  • Es consejero de la Sociedad Nacional de Agricultura desde 1992. Fundador y ex presidente de Chilean Walnut Comission, de la Asociación de Distribuidores Agrícolas (ADIAC) y de la Asociación de Corredores de Productos Agrícolas (ACOPAG).
  • Fundó en 2015 la Corporación Reguemos Chile, organización sin fines de lucro cuyo proyecto país es proveer de agua para Chile a través de la Carretera Hídrica, diversificando la matriz productiva de forma sustentable y así lograr el desafío de transformar a Chile en potencia agroalimentaria.
  • En 1981 fundó junto a cuatro amigos el Hogar de Niños San Ambrosio, del que fue director hasta 2009.
  • En 2008 recibió el Premio Diego Portales Palazuelos, reconocimiento de la Cámara Nacional de Comercio al mejor Empresario del Año; en 2017 fue distinguido como el Empresario del Año por ICARE; en 2018 recibió el premio de Empresario del Año entregado por la Asociación de Periodistas de Televisión.
  • Juan Sutil tiene 58 años, está casado, tiene 4 hijos y 6 nietos.

ico-download-AVer Comunicado de Prensa

FacebookTwitterGoogle Gmail