En relación con las indicaciones presentadas por el Gobierno al proyecto de ley sobre Reforma Laboral, la CPC declara lo siguiente:

  • Reiteramos que éste es un mal proyecto, que no atiende las necesidades de la inmensa mayoría de los trabajadores chilenos, porque no contempla incentivos para mejorar la empleabilidad de mujeres, jóvenes y adultos mayores, que son los segmentos de nuestra sociedad con más alto desempleo.
  • Asimismo, en momentos en que la economía mundial y en particular, la economía chilena, enfrenta una difícil situación, en vez de legislar apuntando a mejorar las condiciones de trabajo y a la alicaída productividad del país, el Gobierno embarca a Chile en medidas que claramente van en la dirección opuesta.
  • Requerimos de normas equilibradas que favorezcan el diálogo entre los trabajadores y sus empresas, que nos permitan crecer en medio de una fuerte turbulencia.
  • Hemos señalado en numerosas ocasiones durante la discusión del proyecto de ley y también lo han dicho destacados profesionales de diversas corrientes políticas, que Chile será una excepción en la OECD al no tener normas que posibiliten el reemplazo interno. De los 33 países que integran dicha entidad sólo un país no lo permite.
  • Las cláusulas sobre titularidad sindical y las que no permiten la extensión de los beneficios pactados en una negociación colectiva a los trabajadores no involucrados en ella, son a todas luces una forma de sindicalización obligatoria encubierta, afectando gravemente los principios de libertad sindical garantizadas en nuestra Constitución y en los Convenios Internacionales.
  • El Gobierno ha dejado explícita su intención de introducir la negociación ramal en nuestro país, al establecer la obligación de la negociación con los sindicatos interempresa, aún para las más pequeñas de nuestras empresas.
  • Llama la atención que se proponga acortar el plazo de entrada en vigencia del proyecto. El Gobierno sabe que la Dirección del Trabajo tendrá que interpretar a la nueva legislación y que las empresas deberán definir sus Servicios Mínimos y equipos de emergencia, para lo cual se requiere de tiempo.
  • Por último, y debemos decirlo con toda claridad, el llamado del Gobierno a reactivar la economía choca con este proyecto, que representa la introducción de un freno que le afectará negativamente.

 

Alberto Salas M. Presidente CPC
Presidente
CPC

4 de marzo de 2016

Descargar Declaración

FacebookTwitterGoogle Gmail