“Son hechos extremadamente graves, los cuales deben ser investigados a la brevedad y en detalle por la justicia para encontrar a los responsables. Condenamos de manera tajante lo ocurrido, en cuanto atenta contra la confianza y la sana convivencia que cualquier sociedad requiere para lograr la paz y armonía necesarias para el progreso”.

“Acciones como estas son completamente inéditas y de una alta sofisticación delictiva. Pero más allá de que estemos frente a un hecho puntual, lo ocurrido es inaudito y preocupante, y tenemos que llegar al fondo de este caso para determinar quiénes son los culpables. Debemos garantizar a todos los chilenos que somos un país serio donde se puede vivir con tranquilidad, con seguridad y donde existe el más profundo respeto a la vida privada”.

Ver Declaración

FacebookTwitterGoogle Gmail