A la salida de la reunión del Comité Ejecutivo de la CPC, su Presidente Alberto Salas, señaló que los cambios anunciados por el Ministerio de Hacienda van en la dirección correcta, “en el sentido de simplificar, por ley, la reforma tributaria para hacerla accesible y clara para todos los contribuyentes”. Agregó que “lo más importante es que el trabajo se haga con la debida diligencia, prolijidad y el tiempo necesario, para que los resultados sean los mejores”.

El Presidente de la CPC dijo que esperan conocer el proyecto pronto, para poder analizar a fondo todos los alcances de las modificaciones anunciadas. Pero reiteró que “hay que actuar sin apuro. La incertidumbre se despeja corrigiendo las debilidades del proyecto, pero haciéndolo bien”. Agregó que los gremios de la CPC están disponibles para realizar sus aportes, en los cuales se ha venido trabajando las últimas semanas.

Consultado sobre la carga impositiva, Alberto Salas señaló: “No hemos pedido modificar la recaudación, sino que se simplifique para que no queden dudas a los contribuyentes a la hora de realizar su declaración de impuestos. Nos parece un avance dejar como predominante el sistema semiintegrado, aunque queda pendiente resolver que el crédito sea parcial (65%), ya que si eso se mantiene la tributación de las empresas subirá notablemente.

En relación con la situación general del país, el Presidente de la CPC afirmó que “lo que hemos visto son señales que no despejan la incertidumbre que hay desde el punto de vista de inversiones”. “Nosotros esperamos y queremos una definición, un liderazgo que muestre cómo poder retomar confianza para la inversión”. Explicó, en este sentido, que lo importante no es recuperar la inversión como un fin en sí mismo, sino que más inversión implica mayor crecimiento económico, lo que es beneficioso para todo el país debido a que “genera más empleo, más actividad, más encadenamientos productivos, y más y mejores remuneraciones”.

Reforma Laboral
En cuanto a la reforma laboral, Salas insistió en el problema que plantea el tema del fin del reemplazo en huelga. ” Se debe entender que la huelga efectiva paraliza la producción, pero no puede producir más daño que ése. Es decir, al día siguiente de terminada la huelga, no pueden persistir secuelas que sigan produciendo un perjuicio por mayor tiempo del que se estuvo negociando”. Agregó que están esperando que esto se traduzca en indicaciones a la iniciativa de ley para “tener menos incertidumbre en el futuro”.

FacebookTwitterGoogle Gmail