• “El proyecto de Reforma Tributaria introduce cambios radicales y complejos al sistema impositivo chileno, que tienen efectos en la toma de decisiones de ahorro e inversión, y por consiguiente, en el crecimiento económico, el empleo y las remuneraciones”.
  • “Aceptando el objetivo de la Reforma, nuestros reparos y dudas se refieren a los instrumentos, su diseño y graves problemas de implementación”.
  • “Si se busca que esta reforma establezca un sistema tributario permanente y estable, estimamos que es necesaria una discusión profunda, sin prisa y que logre generar consensos de largo plazo”.

El presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC), Andrés Santa Cruz, expuso hoy ante la Comisión de Hacienda del Senado la opinión empresarial en relación al proyecto de ley que modifica el Sistema de Tributario chileno.

En la ocasión, el directivo sostuvo que los empresarios comparten el principal objetivo de la Reforma Tributaria, cual es, mejorar la educación y, por ende, la equidad. Respecto de los recursos que se pretende recaudar, dijo que se trata de gastos permanentes que requieren ingresos permanentes. “En una economía sana como la nuestra, los recursos deben provenir de la debida correlación entre mayor crecimiento y mayores impuestos”. Advirtió sin embargo, que “más ingresos para el Fisco debe ir aparejado de una mayor eficiencia en el gasto, junto con mayor transparencia, seguimiento y resultados medibles”.

Santa Cruz resaltó que la principal propuesta de esta Reforma (modificación del sistema tributario a base “atribuida”) implica un cambio sustancial del modelo de financiamiento de las empresas en Chile, y aseguró que tal cambio afecta a la pequeña, mediana y gran empresa. “El proyecto confunde como contribuyentes a la empresa con los dueños de la misma. Tanto grandes como chicas financiarán un impuesto 75% más alto (pasando de 20% a 35%) y la devolución no llegará a la empresa, con un claro perjuicio a la pyme”, explicó.

Agregó que la discusión se da en un contexto de desaceleración económica, donde se ha venido moderando la tasa de crecimiento en torno al 3% en los últimos meses, desde niveles cercanos al 6%. El componente que más ha influido en esta disminución es la inversión.

“El proyecto de Reforma Tributaria introduce cambios radicales y complejos al sistema impositivo chileno, que tienen efectos en la toma de decisiones de ahorro e inversión, y por consiguiente, en el crecimiento económico, el empleo y las remuneraciones”, manifestó.

En este sentido, enfatizó que “no da lo mismo consumir que ahorrar”, pero esto es lo que “por desgracia” trae consigo la Reforma al cambiar la tributación de utilidades desde base retirada a base “atribuida”, terminando con el Fondo de Utilidades Tributables (FUT).

Asimismo, manifestó su preocupación por el alza de impuesto a la empresa de 20% a 35%; la existencia de un sinnúmero de otros tributos que afectan diversas actividades económicas; las atribuciones discrecionales del SII; los problemas constitucionales y operativos. “Identificamos 40 errores técnicos serios en la aplicación de la Reforma, sólo en la ley de impuesto a la renta”, informó el presidente del organismo gremial.

Como aspecto positivo de la Reforma, la CPC destacó las medidas tendientes a evitar la evasión y elusión tributarias. “Ello debe corregirse con mejor fiscalización y respetando la ley. No podemos sino condenar con la mayor firmeza a quienes apartándose del derecho, evaden impuestos. Los empresarios compartimos el principio de que quienes ganan más deben pagar proporcionalmente más impuestos que quienes ganan menos”.

Problemas de la Renta atribuida
Andrés Santa Cruz explicó que la renta atribuida es aquella que no está devengada ni percibida, no existe un incremento de patrimonio. “¿Qué es esto, tributar sobre cosa ajena?”, cuestionó. Agregó que este mecanismo presenta graves problemas en el campo operativo y constitucional, además de vulnerar los tratados de doble tributación.

¿INCONSTITUCIONALIDAD?
De acuerdo al informe jurídico encargado por CPC al ex presidente del Tribunal Constitucional, Juan Francisco Colombo, y al abogado Enrique Navarro, la reforma al sistema impositivo atenta contra nueve garantías que establece la Constitución Política de Chile, pero a esto se suma el hecho que las mayores atribuciones del SII hagan que este organismo se inmiscuya en las facultades jurisdiccionales de los tribunales de justicia. Esto último representa a juicio de Colombo una vulneración al principio de reserva legal de los tributos.

PROBLEMAS OPERATIVOS
Esta reforma asume una perfección que no existe: Las empresas deben calcular y entregar oportunamente y en secuencia toda la información sobre sus rentas, sin errores. Cada empresa en la cadena hace depender de su acción la correcta declaración de las personas que siguen. Esto es extremadamente improbable que llegue a ocurrir. Las personas naturales deberán pagar las consecuencias (multas e intereses) por los actos, errores y demoras de las empresas.

Caminos alternativos
La presentación de la CPC analiza los beneficios y desventajas de algunas alternativas de regímenes tributarios, como el Sistema Desintegrado, el cual no descarta explorar con mayor profundidad.

En relación al sistema Integrado sobre Base Percibida, que rige actualmente, destaca sus principales beneficios: permite adecuar la carga tributaria a la situación particular de cada contribuyente; incentiva la inversión y el crecimiento; no genera discriminación en favor de la inversión extranjera; no tiene costo de implementación para contribuyentes y el SII, por tanto, no genera incertidumbre ni mayores costos de fiscalización.

Junto con ello, reconoce que este sistema ha presentado problemas, los cuales están identificados y deben ser corregidos, para evitar cualquier tipo de abuso o mala práctica.

El Sistema Integrado sobre Base Percibida debiese mantenerse -concluye la CPC-, corrigiendo todas sus fallas y aplicando un alza del Impuesto de Primera Categoría a las empresas, propuesto en el artículo 1 de la Reforma, incluso disminuyendo la gradualidad. “Así, este gobierno tendría disponibles antes de lo previsto los recursos requeridos para invertir los próximos tres años en calidad de la educación”.

“Para los cambios contemplados a partir de 2018, es preciso llegar a un consenso país en torno a la Reforma Tributaria, convocando a todos los actores y tomándose el tiempo necesario que requiere un proyecto de esta envergadura. Los serios problemas, errores y efectos nocivos que muchos hemos detectado, hacen indispensable profundizar la discusión”.

“Trabajemos por una buena reforma tributaria para Chile”, concluyó el presidente de la CPC.

FacebookTwitterGoogle Gmail